Ciutat Vella eliminará plazas para autocares de turistas

Plaça de Sant Josep Oriol

Plaza de Sant Josep Oriol

La Asociación Catalana de Agencias de Viajes Especializadas (ACAVE) ha expresado la “preocupación del sector turístico” ante las nuevas medidas de reordenación de autocares en la Ciutat Vella que el Ayuntamiento de Barcelona aplicará a partir del próximo 4 de noviembre de 2014.

“En concreto, el Ayuntamiento de Barcelona, a partir del próximo mes de noviembre, va a eliminar las plazas de encoche y desencoche de autocares de la Plaza Ramon Berenguer para llevar a cabo una remodelación de la plaza y para toda el área de Ciutat Vella”, según ha explicado ACAVE.

De este modo, a partir del próximo mes de noviembre únicamente estarán habilitadas plazas para encoche y desencoche de autocares en Plaza Cataluña, Consulado del Mar, Isabel II, Lluis Companys, Plaza Drassanes, así como una plaza para PMR’s (personas con movilidad reducida) en la Plaza Antoni Maura, “reduciéndose sensiblemente el número de plazas de encoche y desencoche existentes en la zona”.

Según sostiene ACAVE, “las nuevas medidas generarán graves perjuicios para la movilidad turística de Ciutat Vella, situando el transporte en autocar en una situación de desventaja respecto a otros medios de transportes públicos”.

Para la asociación de agencias de viajes, “la falta de capacidad de las plazas de encoche y desencoche que estarán habilitadas a partir del 4 de noviembre, supondrá que los turistas tendrán que recorrer mayores distancias a pie, dañando la imagen turística de la ciudad e imposibilitando en muchas ocasiones la visita de los principales iconos turísticos que se concentran en Ciutat Vella”.

Desde el pasado mes de mayo ACAVE ha venido solicitado al Ayuntamiento de Barcelona, la habilitación de nuevas plazas de encoche y desencoche más cercanas a la Plaza Ramon Berenguer con el efecto de paliar los efectos de dicha reordenación. No obstante, el Ayuntamiento ha desestimado las propuestas realizadas por parte de ACAVE.

Por todo ello, ACAVE ha solicitado una “reunión de emergencia” con el Ayuntamiento para tratar la “grave problemática de la movilidad turística en el área de Ciutat Vella generada por las nuevas medidas que entrarán en vigor el 4 de noviembre de 2014″.