Primeras repercusiones del atentado de Barcelona sobre el sector hotelero

NOTA DE PRENSA EMITIDA POR BRIC CONSULTING

Tras los desgraciados atentados sufridos en Cataluña la semana pasada, varios clientes se han dirigido a BRIC Consulting para conocer nuestra opinión sobre las repercusiones esperadas en el sector alojamiento, especialmente en la ciudad de Barcelona. Hemos decidido hacer públicas nuestras estimaciones como muestra de confianza en el futuro, tanto de los profesionales del sector como de sus huéspedes y clientes.

Se trata, en todo caso, de una primera aproximación cualitativa a la reacción inmediata de la demanda y la oferta en el sector, basada en el seguimiento hecho desde el 17 al 23 de agosto a variables publicadas como las tarifas Rack, o de acceso más restringido como las tarifas Fit y Grp; en la realización de entrevistas a una serie de propietarios y responsables de los departamentos de Dirección ejecutiva, Reservas y Revenue tomados como representantes significativos de diferentes categorías y segmentaciones y, finalmente, en nuestro conocimiento del mercado.

Le ofrecemos a continuación aquellas conclusiones extraídas a partir de los puntos de coincidencia identificados, incluyendo menciones de contexto referidas a la situación de partida (que puede ampliar en el Informe del mercado de Hoteles de Barcelona presentado hace escasamente un mes) y a otros sectores económicos vinculados como la industria del transporte aéreo o la inversión patrimonial.

Este primer informe tendrá continuidad en las próximas semanas, una vez se cuente con mayor perspectiva y datos cuantitativos suficientes como para identificar consecuencias determinantes.

En cualquier caso, nuestras primeras conclusiones una semana después del atentado son las siguientes:

– Todos los directivos y propietarios hoteleros consultados declararon haber experimentado cancelaciones de reservas en sus establecimientos, si bien estas no fueron especialmente significativas (entre el 2% y el 3% en el peor de los casos)
La evolución posterior ha compensado estas anulaciones en el caso de las reservas de particulares vía portales de internet tipo OTA (online travel agencies) pero no en el caso de peticiones directas de grupos (más de diez personas), las cuales han reducido su demanda de forma notable.

– En general, se ha ralentizado el volumen y el ritmo de nuevas reservas. Ante este hecho, numerosos establecimientos han respondido aplicando dos medidas:

  • Política de descuentos a corto plazo que les permitiera no perder cuota de mercado. Por término general, estos descuentos han oscilado entre el 8% y el 15%. Es destacable el caso de cadenas con gran presencia en la ciudad o que concentran gran parte de su oferta urbana total en Barcelona, cuya táctica podría calificarse de agresiva en los días inmediatamente posteriores al atentado (38% de descuento respecto a las tarifas anteriores en aquellos hoteles más próximos al Barrio Gótico o de hasta el 50% en algunos establecimientos bien ubicados pero no céntricos).
  • Reduciendo o suprimiendo la estancia mínima necesaria en determinadas fechas (antes era de una media de 3 noches)

Estas decisiones han permitido mantener niveles de ocupación alrededor del 90% pero colaborarán en que el precio medio y la rentabilidad en términos de RevPAR se vean algo reducidas a final de ejercicio respecto a las optimistas expectativas de hace pocas semanas.

Afortunadamente, factores como la celebración del Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología a partir del  26 de agosto, con cerca de 32.000 delegados confirmados que ya habían comprometido su viaje y estancia, amortiguarán esta ralentización y el impacto del ajuste de tarifas.

Homenaje a las víctimas del atentado en las Ramblas. Foto: Ajuntament de Barcelona.

– Tampoco se distingue un patrón de comportamiento diferente en las reservas entre los huéspedes internacionales y los locales. Si bien es cierto que los turistas norteamericanos y asiáticos son históricamente más sensibles a estos acontecimientos desgraciados, todavía es pronto para poder identificar esa posible reacción particularizada.

Cabe denotar aquí que, en los primeros días tras los atentados, compañías aéreas como Norwegian ajustaron cerca del 40% sus tarifas para volar a Barcelona desde sus recientemente estrenados destinos en los Estados Unidos. Más modestos fueron los ajustes en las tarifas de Volotea o Ryanair (anunciados esta misma mañana)

– Todos los directivos consultados son optimistas respecto a la recuperación de la normalidad a corto y medio plazo. De hecho, la opinión común es que la demanda ha reaccionado mejor de lo esperado, más allá del sentimiento de unidad y solidaridad que suele producirse en estos casos, manteniendo firmemente su voluntad de visitar la ciudad en las próximas semanas y meses. Cabe recordar que el turista por motivo vacacional representó casi el 56% del total en 2016, de tal forma que el perfil predominante en la ciudad contaría a priori con numerosos destinos alternativos si la ciudad no transmitiese la suficiente imagen de confianza en su seguridad.

Aunque, insistimos, todavía es pronto para estimar la evolución a medio plazo del mercado, existe consenso en pensar en una recuperación total del destino teniendo en cuenta que el volumen total de reservas una semana después se mantiene considerablemente elevado.

– En el caso de los apartamentos turísticos, detectamos un volumen de cancelaciones superior al registrado en hoteles (un 4% de media) pero, en todo caso, mucho menor al esperado por sus gestores. La razón no es tampoco la nacionalidad de sus clientes sino su tipología: al ser más empleados por familias, la reacción se ha demostrado más conservadora que en el caso del alojamiento hotelero reglado.

Consideramos interesante destacar aquí el comentario de uno de los responsables consultados con oferta internacional: en su opinión, el atentado en Barcelona ha tenido un impacto mucho menor sobre el número total de cancelaciones durante estos primeros días si lo compara con París (20%) o Bruselas (35%), donde esta empresa también gestiona apartamentos.

– Finalmente, por lo que se refiere al mercado hotelero de inversión patrimonial, las operaciones con negociaciones en marcha o pendientes de firma en septiembre por la realización de due diligences, siguen adelante sin novedad.