Los hoteles de Barcelona ven 2018 con mucha preocupación

NOTA DE PRENSA EMITIDA POR EL GREMIO DE HOTELES DE BARCELONA

El Gremi d’Hotels de Barcelona ha presentado en rueda de prensa los datos de cierre del año 2017 del sector hotelero en la capital catalana.

Para el presidente del Gremi d’Hotels, Jordi Clos, ha sido un ejercicio singular, que se ha dividido en dos bloques, el primer semestre donde se han alcanzado unos resultados muy buenos y el segundo semestre con unas cifras de ocupación mucho más bajas motivadas por diferentes aspectos”.

Clos ha atribuido el descenso en este segundo semestre a distintos factores, como las huelgas en el aeropuerto del Prat, los ataques a infraestructuras turísticas, los atentados del 17 de agosto en La Rambla de Barcelona y Cambrils, y la situación de incertidumbre que se vive en Catalunya desde el 1 de octubre.

Para el presidente del Gremi d’Hotels ”la trayectoria positiva alcanzada hasta el mes de julio ha compensado el descenso que se ha producido en los últimos meses del año”.

DATOS DE OCUPACIÓN

La ocupación en los hoteles de Barcelona durante el 2017 se ha situado en un 80%, la misma cifra registrada en 2016.

El precio medio se ha cerrado en 138 euros, cifra que representa 7,5 euros más que durante el año 2016.

La facturación se ha cerrado con un crecimiento del 6%, pero se ha visto gravemente afectada por las importantes  caídas de los últimos meses, que han sido alrededor del 15% en los meses de octubre y noviembre y del 25% en diciembre.

En el caso de los hoteles de 5 estrellas, la facturación durante el mes de diciembre ha sufrido un  descenso del 35%.

Los mercados de origen más afectados han sido el doméstico, el anglosajón y el visitante americano.

Jordi Clos, en la presentación del balance de 2017

“MENSAJES CONTRARIOS AL TURISMO”

El presidente del Gremi d’Hotels de Barcelona ha subrayado que “estos resultados negativos se han agravado en el último trimestre del 2017, pero el problema se arrastra desde hace meses fruto de los mensajes contrarios a la actividad turística en Barcelona, que de manera reiterada se han lanzado desde diversos sectores del Gobierno municipal”.

Clos ha mostrado su preocupación por el hecho que entre los visitantes internacionales y locales ha cuajado la percepción que en Barcelona los turistas no son bien recibidos.

En este sentido, el presidente del Gremi d’Hotels ha pedido de manera rotunda a los representantes del gobierno municipal del Ayuntamiento de Barcelona que cambien su posicionamiento sobre la actividad turística en la ciudad con el objetivo de seguir garantizando la estabilidad económica de la capital catalana.

Para Clos hay que encontrar un punto de equilibrio  para garantizar  la convivencia entre los ciudadanos de Barcelona y los turistas que eligen nuestra ciudad como destino turístico.

El presidente del Gremi d’Hotels de Barcelona ha hecho un llamamiento a los   responsables del equipo de gobierno municipal para que trasladen mensajes contundentes a la opinión pública local e internacional que ayuden a percibir que Barcelona es una ciudad que aprecia el turismo y que quiere seguir acogiendo a visitantes de todas partes.

“BARCELONA ESTÁ SIENDO EXCLUIDA DE CANDIDATURAS”

“Barcelona está en alguna ocasión quedando excluida del listado de ciudades candidatas a la organización de ferias, congresos, convenciones o reuniones de empresa: recibimos menos peticiones y no se concretan tantas candidaturas como pasaba antes”, ha indicado el presidente del Gremi d’Hotels.

“Lo más negativo es que no se percibe un cambio de dinámica. Nos afecta ahora y lo hará durante el año que viene, incluso de aquí a 2 años con las reservas anticipadas afectadas”, ha añadido.

Ante este escenario, Clos ha reclamado a las administraciones la puesta en marcha de medidas dirigidas a relanzar la marca Barcelona y que permitan recuperar la confianza en el destino.

“Creemos que tienen que utilizarse los recursos especialmente reservados con esta finalidad, como el impuesto turístico, y tienen que duplicarse los esfuerzos en promoción destinados hasta ahora”, ha subrayado.

MALAS PREVISIONES PARA 2018

Son medidas que ayudarían a revertir el escenario que se dibuja de cara al 2018 por lo que hace referencia a las previsiones de ocupación en los hoteles de Barcelona.

“Hemos tenido un enero que ha funcionado igual al del año pasado. Entraremos al mes de febrero en negativo salvo los días del MWC y, en los meses de marzo y abril están muy afectadas las reservas on the books, especialmente en el turismo de negocio”.